sábado, 16 de junio de 2007

Justicia Divina

Este, claramente, no ha sido mi año. Me ha pasado un poco de todo, nada tan grave, pero nada tan genial como para recordar por el resto de los años que me quedan en este mundo "lo bueno que fue el primer semestre de 2007". Cuando digo que me ha pasado de todo, me refiero a cosas ni tan drásticas. Pues hasta donde yo sé, cada ser querido que ocupa algún sitio de mi corazón sigue vivito. La cosa que es ha sido un año heavy pa' mi. Me ha ido mal en la U, estoy hasta la coronilla de las injusticias. Estoy sumamente desmotivada. Además he estado enferma y muy débil, cosa que complementa esa suerte de nubecita negra que me persigue a todos lados y que va por sobre mi cabeza.
Anoche, parecía que hoy sería todo igual. Hoy, viernes, en la mañana tenía dos pruebas orales en las que se preguntaría toda la materia del semestre. Estaba aterrada y lo peor de todo es que tuve que optar por estudiar para una y no para la otra. Llegar sin estudiar absolutamente nada a una prueba es algo que nunca había vivido. Ni siquiera leer el cuaderno una vez. En blanco. Opté por sacrificar laboral pues la otra prueba era con una persona a la que le tengo miedo, o más bien, le tenía miedo.
Llegué a las 8:10 a la Universidad, dormí dos horas, le pedí a Dios que me ayudará mil veces. Mientras me peinaba le dije: si me ayudas hoy, si tengo arriba de 4 en ambas pruebas, te prometo que no como chocolates hasta el 25 de diciembre. Dios y yo sabemos cuánto me gustan los chocolates. No recuerdo un día en que no coma uno (salvo cuando hago esta clase de juramentos y se cumple lo pedido).
¿En qué me quedé? ah sí, las 8:10. La cosa es que me ofrecí como voluntaria porque después tenía que dar la otra prueba. Entré a la oficina y el profe me ofreció un café. Primer acto tierno. Antes de comenzar la prueba me preguntó por mi salud, por cómo era mi familia, en fin, por una serie de cosas que los profesores de la Universidad jamás preguntarían. Segundo acto tierno. Luego comenzamos la prueba. Según yo sabía la materia pero desordenada y poco clara. En fin, para estos casos un 4 habría sido lo que merecía. Aquí viene el tercer y gran acto tierno: el profesor decide ponerme un 5 y adornarlo con que yo soy una de sus mejores alumnas. Simplemente casi me morí. Que alguien como mi profe de civil me diga eso simplemente me llenó de alegría, que alguien tan inteligente y tan culto te demuestre con esa frase que cree en ti es una de las cosas más lindas que me ha pasado este año.
Muchas veces durante este año he dejado de creer en mi. Es algo que nunca había experimentado y que me duele mucho. Ha repercutido mucho en mi desempeño y en cómo me enfrento a las evaluaciones de la U.
Luego vino el otro milagro. Sin haber estudiado prácticamente nada di la prueba de laboral. Yo siento, sinceramente, que el profe debió ponerme un rojo. No tanto como un rojo, rojo, quizá "un morado" porque igual algo sabía y me defendí. Pero también Dios se entrometió y el profesor terminó por ponerme un 4 (genial para estos efectos).
Quizá muchos de ustedes no saben lo mucho que me cuesta sacar la voz en las pruebas orales, lo mucho que me cuesta concentrarme y recordar tranquilamente. Jamás he rendido en una prueba oral como lo hago en las escritas. Lo que pasó hoy fue simplemente algo muy especial.
Por ello llamé a esta entrada justicia divina. Porque ante tanta injusticia humana que me ha tocado en el último tiempo se apareció de pronto este pequeño milagro que me llenó de felicidad.

3 comentarios:

Averroes dijo...

Sí, siempre hay un rayo de luz. El día estuvo linfo.

Guillermo dijo...

Bueno, déjale de echarle la culpa a Diosito, porque hasta donde yo sé, fuiste tú la que estudió hasta más no poder. Q lindo resumito.
Pasa lo inverso que con el Diablo de Kusturica:

For all the shit you’ve done in history
I’m the one always to be blamed
For all your mistakes that you cannot named
The devil is guilty, the devil again

Yo prefiero felicitarte a ti, por tu esfuerzo. Muchos besos.

Tu Sis ^^ dijo...

Ay Fefe!!! q' wenoooo.....te felicito too el rato! Siempre hacen faltas esas iluminaciones divinas, pero concuerdo con el post anterior.....el crédito tb es tuyo mija... te has sacado la chachu x la carrera del orto... así q' dobles felicitaciones....

Te quiero mil y me alegro demasiado porque te esté yendo mejors...

Cariñosss