lunes, 9 de julio de 2007

De mis 3 únicas travesuras

A propósito de mi abuelita Ángela, recordé un episodio en que me salvó la vida. De pequeña nunca fui traviesa, es más, era una niña en demacia callada y tranquila. Pasaba las tardes leyendo o junto a mi vecina Natalia, que era la única amiga que tenía en mi barrio. Curiosamente en mi barrio de la infancia habían puros niños y la Naty y yo hicimos buenas migas al instante por eso.
Estábamos mi primo Doni, mi hermano y yo, junto a la abuelita Ángela en la casa de la playa. Casa que construyó mi abuelo con todo su esfuerzo. Muchas veces pasamos veranos enteros ahí, con la Moraima y mi Mamarina. Mi mamá llegaba los fin de semanas con la tía Paty y el Tata.
La cosa es que cierto día, de semana, me puse a pelear con mi primo. Era tal mi rabia que no dudé un segundo y le lancé con la mayor de mis fuerzas mi mamadera. Jajaja. Claro ni tonto se agachó y mi mamadera quebró el ventanal que da hacia la calle. Para que no me pillara mi tata, mi abuelita Ángela nos agarró a los tres y nos llevó a comprar el vidrio. Contrató a un maestro para que lo pusiera y santo remedio. Años más tarde mi tata se enteró que su querida Fernandita había roto aquel vidrio pero que la abuelita lo reparó sin que nadie lo notara.
Otra mítica travesura fue aquella vez que le tiré agua a mi hermana para que despertara. Toda la familia sabe lo mucho que le gusta a mi hermana dormir. Odia muchísimo cuando la despiertan. En nuestra antigua casa habían muchos perros en el pasaje y mi hermana lo bautizó "la perrera". Mi ex-nana, la sra. Margarita, le tenía pavor a mi hermana, andaba de puntillas por la casa haciendo el aseo. De este episodio mi hermana hasta el día de hoy se acuerda. Es que debe ser demasiado terrible que te tiren agua cuando estás durmiendo, por tanto, difícil olvidarlo. Esa vez salió corriendo detrás mio, yo cacho que me quería matar. Me escondí detrás de mi mamá que estaba cocinando en la cocina. No sé qué le habrá dicho pero mi hermana desistió en sus ganas de matarme.
Finalmente, la del guarén o como se escriba. Mi colegio era en demacia cuiquito. Ni tan pelo lais tampoco pero sí era cuiquito, las cosas como son. Cierto día había un guarén en el pasillo de al lado de la ex-enfermería. El pobrecito estaba ensangrentado y gemía de forma extraña, estaba echado hacia un costado y parecía comenzar a morir. Nunca antes había visto un ratón tan grande así que asumí que era un guarén pero no estoy 100% de que lo fuera realmente. La cosa fue que no se me ocurrió algo más inteligente que empezar a hacerle cariño. Cariño a un guarén con sangre que quién sabe dónde anduvo metido...pero estaba muriendo....en fin. Llegó la Malena, una vieja histérica que era un intento de profesora de alemán, gritando que dejara al guarén. Su tono cuiquito no lo olvido hasta hoy, era una de las voces más detestables. Para que se hagan una idea de su aspecto es un símil de Cruela de Vil o como se escriba. Finalmente me mandaron a la enfermería a desinfectarme las manos.
Y ustedes, ¿hacían "travesuras"?

PD: El próximo que me diga "leí tu blog y no postié" ¡lo mato!

4 comentarios:

Edson dijo...

La coacción emocional de que no te dijera que pasé y no postié tuvo sus efectos en mi.

Respecto a las travesuras, te imaginarás que he hecho millones, cuál de todas guardo con más cariño, y espero, no dejar de hacerlas nunca.

Creo que la que me más me gustó, fue cuando hice creer a un amigo que era el hijo del diablo. Teníamos 12 años ambos. Fue relativamente sencillo, porque estaba inspirado. Después de toda una tarde-noche contándonos historias de terror junto con su hermana (yo las inventaba al instante, pues me sabía pocas), se me ocurrió decir que había encontrado un libro satánico en una micro (sólo eso era cierto) en donde aparecían las señales del hijo de la bestia. Inventé todo un chamullo sobre el anticristo, para después empezar a enumerar las señales. Y, oh terrorífica casualidad, mi amigo coincidía con la descripción. Con todas las demoniacas marcas. Oviamente, yo había observado particularidades de mi amigo, como lunares y no me acuerdo que otras cosas, y las transformé en los elementos de la profecía. A todo esto, la hermana había cachado al toque, y se conviertió en mi cómplice, dándole dramatismo al asunto. Cuando terminé, mi amigo estaba blanco. Pero más blanco que cualquier otra blancosidad humana que puedas imaginar. Era una asencia absoluta de tintes en su rostro. Y le decíamos cosas como "Yo siempre he sido tu amigo, no me mates, por favor". O "hermano, yo siemrpe he sido buenita contigo".

Como no soy alguien cruel, le conté pronto, entre carcajadas. El tiempo después, nos contó que lo que pasaba por su mente eran cosas como "por qué Dios me ha abandonado", "tendré que irme de casa, para no lastimar a mamá".

JAUAUAJAAUJAK. Hasta hoy me río.

Respecto a tu abuelita: (i) no hay razones para llorar, la muerte es como el día y la noche. Se que suena extraño, pero nunca he podido llorar cuando se me ha muerto alguien, por ese pensamiento. Así no tienes que hacerte la fuerte, simplemente, hay que asumir eso. (ii) te pareces mucho a ella.

No suelo postear estas cosas, pero tu llamado coercitivo me obligó.

Adios.

Kathylli dijo...

y sigo posteando jejeje

A pesar de q yo tb era una niña tranquila e introvertida (todo el mundo se encargaba de refregármelo en la cara como si fuera malo jajaja) hice más de tres travesuras.
La de chica, la más grave fue cuando me escapé de la casa para ir a un parque cerca de mi casa.....mis viejos casi se mueren y casi me matan dp, cuando vieron q estaba bien (la wea ridicula....lo único q quieren es q estés vivo...y cuando te ven vivo, te quieren matar jojojo).....me retaron por 75937896876 años, pero yo no me arrepentí porque lo pasé genial y me sentí independiente por primera vez en mi vida (tenía como ocho o nueve años,...no sé)...Me acuerdo q pasé a comprar chocolates y llevaba una cámara de fotos muy vieja....me dediqué a caminar y a sacar fotos y a comer chocolates y a columpiarme y fui feliz jejeje

Y de grande tb he hecho mis "travesuras"....Partiendo por las weas q haciamos en el cole (capear clases, ponerme vendas en la mano pa no hacer gim.,falsificar firmas, etc). Y pasando por escaparme a valpo con el pepo jejeje.

q tierna tu bis...creo q mi abuela hubiera hecho lo mismo con tal de evitar dramas.

ya oh

y tb encuentro q hay q admitir q nuestro ex colegio es cuiquito...y ahora más q antes según sho

saluos

Anónimo dijo...

Holi Fe...
Soy too el rato una amigui super simpática tuya
Igual le llegó ese mensaje que pusiste, así que te escribiré por primera vez por estos lados.
MMmm.... yo sí hacía travesuras. Bueno, las típicas que nombró la Kathy, pero lo mío empezó desde antes jajaja. En Pta Arenas habian hoyos grandes que habían hecho los perros callejeros y como yo siempre he sido chiquitita como una pepita de ají, me escapaba por ahí... era muy la raja!!!

El otro día me estaba acordando cuando íbamos en 8vo y muy pavitas nos robamos el libro de clases porque.... queríamos ver nuestras notas!!! jajaja fue muy weón, pero me da risa cuando me acuerdo.

... De cuando era más chica...... mi mamá me ha contado algunas cosas, pero yo no me acuerdo la verdad, así que no es chistoso
Ya, saludos Fe
Nos vemos en algún momento a la vuelta de tu viaje
Saludín.

Carol dijo...

Travesuras jajaj una vez meti un palo a un enchufe y corte la luz de toda la casa, esa fue la primera y la ultima vez que mi papa me pego un terible correazo...
en mi casa cada vez que pasaba algo decian: "a que fue la carol y sus inventos". Recuerdo cuando quebre una fuente muy linda, la puse es una bolsa y la tiré arriba del techo para que no me retarán jajaj... o cuando rompi el cable de una lampara y trate de arreglarlo el unico problema es que cada vez que enchufaba la lampara se cortaba la luz de la casa jajaj o cuando en la casa de mi amiga di una llave que no tenia que dar y la cocina se mojó toda y a la pobre la retaron... o cuando quebre un vidrio del mueble del equipo, ahi me hice la tonta... uff bueno hay varias mas jajjaj
me gustó tu blog!
que estes bien
chau