martes, 16 de septiembre de 2008

El sexo nos hace hombres o mujeres, o las dos cosas

Cuando tenía 15 ó 16 años recuerdo una conversación que tuve con mi hermana en el Parque Arauco, estábamos almorzando en el patio de comidas. Fue una conversación corta, por eso la recuerdo casi textual. Le pregunté si acaso ella pensaba que el amor hacia una persona del mismo sexo sin declararse abiertamente gay no podía ser una forma más elevada de amor. Ya saben, como dice el cliché (que al menos yo cumplo al pie de la letra), enamorarse a tal punto de una persona que no signifique impedimento alguno cualquier rasgo físico. LLevándolo a un "extremo", que no importe si es hombre o mujer. Recuerdo que mi hermana me contestó que prefería no cuestionarse ese tipo de cosas. Y ahí quedé yo, sin la respuesta de uno de mis mayores referentes, con mis dudas adolescentes y con el asunto dándome vueltas hasta el día de hoy.
Por esa misma época vi la película los muchachos no lloran. Como se imaginarán mi confusión aumentó. Claro porque se me unía un nuevo elemento, ¿qué rayos pasa con los hermafroditas?
Digamos que a esa edad conocía el concepto claramente pero nunca había visto una película que me abofeteara la realidad que viven los hermafroditas. A todo esto, el término correcto es intersexualidad.
Cuando vi Boys don't cry decidí que cuando tuviera un hijo le enseñaría que existen 3 sexos y que él tiene total libertad de elegir con qué tipo se quiere relacionar. Creo firmemente que si uno educa a sus hijos de esa manera el mundo será un lugar mucho más tolerante. Si los niños crecen viendo eso como normal, que de hecho para mi lo es, no veo consecuencias negativas...todo lo contrario.
Toda esta vuelta para llegar a que hoy ¡por fin! vi la película XXY. Y ahora me surgen mil dudas. ¿Cómo permitimos que los padres decidan por sus hijos operándolos a los pocos días de vida, decidiéndo qué sexo quieren tener? ¿Cómo los denominamos en el carnet de identidad? ¿es justo poner hombre o mujer si ellos/ellas no quieren esas denominaciones?
LA frase de la película es cuando Alex le dice a su papá: "y si no hay algo que elegir".
Señores, señoritas ¿y si realmente no hay algo que elegir?

No hay comentarios: