lunes, 22 de septiembre de 2008

Mi cámara y yo

No se confundan, sigo odiando que me tomen fotos. Pero hace un par de años que mi cámara y yo nos hicimos más que buenas amigas. Tengo pena porque en mi último viaje se cayó al mar. Hice todo lo que pude pero no volvió a prender. Mi cámara murió y quién sabe cuánto tiempo pasará para que adquiera otra igual o mejor que esa. La extraño. Se cayó a mitad del viaje, ni siquiera sé si podré rescatar las fotos que tomé la primera mitad del mismo. No sé si la tarjeta que las contiene se murió con ella...

No hay comentarios: