lunes, 29 de diciembre de 2008

Perfect day

Los últimos días han tenido de todo, como la vida misma. Harta risa, harta rabia, harto llanto. Me gusta vivir así. Me agrada también tener algo que hacer en cada minuto de mi día. Me fascina tener todo tirado pero no por no tener tiempo para ordenar por culpa de la U, sino porque tengo que hacer cosas divertidas a cada minuto. Cosas, obviamente, que prefiero hacer antes que andar ordenando cualquier cosa.
Mi ropa está tirada en el suelo desde julio y qué me importa. Seguirá ahí hasta que tenga un minuto libre que no pienso tener todavía.
Pretendo disfrutar cada minuto de mis vacaciones. Disfrutar a mis primas, a mi novio y a mi familia en general. Quiero tener un panorama en cada minuto del día.
Disfrutar mi Santiago que amo desde que nací y que sé que no cambiaría por ninguna ciudad del mundo. Asistir al FITAM y al cine bajo las estrellas tanto como mi alicaído bolsillo me lo permita...
Caminar, caminar, caminar y respirar... y mirar, con los ojos o con el lente, como sea.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si no te importara no estarías ordenando tu pieza a la 1 am.