miércoles, 29 de abril de 2009

Hoy me cubrió mi sombra

Hoy gané una hora. El profesor de mi última clase no asistió a darla por alguna razón y me gané esos 60 minutos con los que no contaba. Decidí tomar el camino largo y caminé una hora. Lo necesitaba. Miré la arcilla unos veinte minutos con un café de vainilla en la mano derecha.
Cuando la arcilla cambió por pavimento levanté la vista y miré muchas caras, y los ojos de las caras me miraban de vuelta con aire de pregunta. Supongo que mi cara de no-sé-qué-cosa no le era indiferente a nadie. Y no es que anduviera con algo en especial. Mis jeans eran los que usé todo el invierno anterior...mis zapatillas sucias, mi chaleco regalón que hasta me queda corto de mangas y una bunfanda eran todo lo que traía. El problema estaba en mi ojos, y todos, sin conocerme, lo sabían.
Pasé a comprar unos pasteles y seguí. Disfruté los olores de la calle, la fruta, las flores, las colonias (buenas o malas) de cada transeúnte, la pirueta que me dedicó un biker. Divisé un negocio de lanas, de esos antiguos, y me compré un par de ovillos para mi nueva bufanda. Llegué a Plaza de Armas y me di una vuelta por la "feria" del libro. Me recordó a la de cada año del Parque Forestal: mala, pobre y cara. Envidié secretamente a los argentinos y seguí.
Comencé a pensar en lo que fue y en lo que es...en todo lo que no va a ser. Y me di cuenta que no soy la que era y que no puedo hacer lo que hacía...que ante mi hay una escala de grises que no puedo transformar ni en blanco ni en negro.
Necesitaba tanto caminar y escuchar lo que la ciudad tenía que decirme. Cuando me explicó lo que tenía que entender llegué a ti y tu abrazo me calmó.

domingo, 26 de abril de 2009

Muérdete la lengua

El jueves, en el estacionamiento de la Clínica Alemana, mientras esperaba que papá estacionara el auto, escuché como una pareja joven se peleaba. Ella le recriminaba que vez que podía él le enrostraba lo gorda que estaba. Solidaricé con la compañera y tanto como mi cuello me lo permitió...le di la mirada más odiosa que pude al cretino. Es que me dio una tortícolis infernal que me tomó hasta el hombro derecho, de un momento a otro.
Infeliz, pensé para mis adentros...¿acaso la sensatez se ha extinguido y la gente no se sabe callar?

Hay cosas que definitivamente por una u otra razón no deben decirse.
Y no es que crea que haya que hacerle un monumento a los cartuchos o algo así.
No, nada de eso, es simplemente que hay veces en la vida en que hay que saber cerrar la boca.
Si no, miren a Piñera. ¿Quién lo mandó a decir semejante barbaridad?

Todos sabemos que efectivamente Emita se salvó y quedó sin daño neurológico porque es hija de un ministro. Claro porque el hijo de la Sra. Juanita que vive en la Pintana NO tiene un helicóptero disponible si se ahoga en una piscina y tampoco tiene un equipo médico como el de la Clínica Las Condes cuidándolo. Menos tiene una nana conocedora de los primeros auxilios. Todos sabemos que lo que dice Piraña es cierto pero...¿había que decirlo?

Retomando el caso de la jovenzuela subida de peso. Si al idiota de su novio tanto le molesta que tenga unos kilos de más ¿por qué no se busca otra? ¿Es acaso un imposible que se nos quiera tal y como somos? ¿Vimos muchas películas de Disney cuando pequeñas? Lo que me molesta es que las personas no miden sus palabras y los efectos de las mismas.

Pensando en la crisis de la sensatez, mientras me inyectaban tramal, comencé a pensar en la crisis de la confianza, de la lealtad, de la palabra empeñada y de la amistad. En fin, hay cosas que simplemente no deben decirse...

martes, 7 de abril de 2009

Guiar, conducir, instruir, formar...


Soy lo suficientemente joven para pensar que aun puedo cambiar el mundo en algún pequeño sentido, pero lo suficientemente vieja como para borrar 5 años de mi vida a tontas y a locas.
No tiene sentido que se nos pida a los 18 años decidir lo que queremos hacer el resto de nuestras vidas.
Aunque la idea de college de la PUC me parece un negocio bastante peligroso y sucio, en su esencia hasta simpatizo con ella.
Si diera la PSU en diciembre, probablemente no postularía a derecho. Lo haría para dedicarme a artes más nobles (en el buen sentido de la palabra) como la pedagogía. Pero eso sólo lo puedo decir hoy, en que llevo 5 años estudiando derecho y cada día me decepciona más. Porque día por medio personas de esta profesión nos escupen cosas como la LGE. Y no me digan que este desastre es netamente del Congreso, del Ejecutivo o de Mickey Mouse. No, esos cretinos tienen asesoría jurídica, de la peor calaña.
Trato de imaginar en mi mente un empleo más hermoso y más noble que el de ser profesor y no concibo otro.
Ver las miradas atentas de los niños, sorprenderlos con relatos de los antiguos, hacerlos reflexionar sobre las causas y las consecuencias de los hechos...es algo que me parece sumamente atractivo y gratificante.
Siento rabia que en mi país la docencia esté tan desprestigiada. Que los alumnos que cursan dicha carrera, en su mayoría, son personas con tan bajo rendimiento no tuvieron más alternativa.
¿Queremos un país de idiotas, de incultos, de personas sin inquietudes? ¿Un país que por lo mismo no pueda surgir?
Para surgir necesitamos personas preparadas. Niños y Niñas que desde su infancia simpaticen con las distintas ciencias y con los libros...con profesores de calidad que los motiven a aprender, a interesarse, a investigar.
Niños a los que cuando crezcan no les metan el dedo en la boca, como a nosotros...

sábado, 4 de abril de 2009

Bien amada

Tengo un nudo en la garganta. No de angustia, no de tristeza, no de nada que te pueda explicar.Siento miedo de carecer de ti...de verte nunca. Porque no hay algo que me motive más en la vida que vivir con este sentimiento que me haces sentir.

Una de las cosas que más me gustan de ti es que te llevas bien con todas las mujeres que hay dentro de mi. Con la que te llevas peor es con la que quiere organizar y planificar todo, pero bueno, es nimio, salvo cuando estoy especialmente sensible...

Pero definitivamente lo que más me gusta de ti, es algo sumamente egoísta. Me gusta que sólo yo te guste realmente. Que yo soy la única que existe para ti. Que jamás miras a otra que no sea yo. Que te parezco la más hermosa.

A propósito de escopetas (como diría alguien por ahí), sé exactamente cómo quiero morir.Quiero morir en la mañana, a eso de las 7 am, cuando crees que estoy durmiendo y empiezas a decirme que soy hermosa al oído. Y al escucharte, me hago la dormida, porque quiero seguir oyéndolo. Y de tanto oírlo, me quedo dormida de nuevo, sabiendo que estoy en los mejores brazos en los que pueda estar.

jueves, 2 de abril de 2009

A buen entendedor, pocas palabras...

Mejor solo que mal acompañado * Más vale tarde que nunca * Las apariencias engañan * Si quieres guardar un secreto, guárdalo tú mismo * Más vale prevenir que lamentar * No hay peor sordo que el que no quiere oír * A lo hecho, pecho * En todas partes se cuecen habas * Por la boca muere el pez * Abre el ojo, te ahorrarás enojos * A cartas, cartas y a palabras, palabras * A quien te engañó una vez, jamás le has de creer * El que la hace, la paga * A espaldas vueltas, memorias muertas *