lunes, 30 de agosto de 2010

A veces, casi siempre, mi vida se traduce

en complacer al resto...

2 comentarios:

Marco dijo...

Y sólo se darán cuenta cuando no estés.

Y después de muchos años de no estar.

Y más que darse cuenta, simplemente será un pensamiento fugaz.

A eso se reduce.

O traduce.

Anónimo dijo...

La reciprocidad es irrelevante en la medida que logres comprender que es tú decisión.

Besos